La construcción de una cultura corporativa positiva comienza con su liderazgo. Cuando sus líderes demuestren agilidad emocional, todo su equipo hará lo mismo. Esto, a su vez, construye una organización más resistente y enfocada.

Entonces, ¿cómo pueden los líderes fomentar la agilidad emocional dentro de sus negocios? Se trata de incorporar una mentalidad ágil en sus prácticas comerciales diarias. A continuación, se ofrecen algunos consejos para que esto suceda.

Predicar con el ejemplo

Los líderes definen la atmósfera de la organización. Sus gerentes deben mostrar cómo es la agilidad emocional. Liderar con el ejemplo no siempre es fácil, especialmente cuando hay emociones involucradas. Sin embargo, cuando sus líderes adopten conscientemente una mentalidad positiva y adaptable, también lo harán sus empleados.

Para demostrar agilidad emocional, los líderes deben aprender de sus errores, lidiar con las emociones negativas y evitar insistir en los problemas. Sea transparente con sus empleados cuando se sienta frustrado para que puedan ver cómo está progresando en el desafío. Liderar con el ejemplo ayudará a su equipo a entrar en un espacio mental más positivo.

Errores de cultivo

Si su organización castiga los errores, es más probable que sus empleados teman sus errores. Este miedo es un obstáculo para la agilidad emocional y el bienestar general. En una cultura punitiva, los equipos caminan sobre cáscaras de huevo para evitar cometer errores. Y esta mentalidad limitante evita la asunción de riesgos y la creatividad.

Los líderes pueden reformular los errores como oportunidades de aprendizaje para fomentar la resiliencia y el optimismo. Capacite a sus equipos para que lo hagan mejor la próxima vez. Cuando los empleados superan sus errores, toda su organización avanza. Presentar los errores de una manera más positiva también generará confianza dentro de los equipos.

Fomentar el equilibrio entre la vida laboral y personal

Los empleados exhaustos tendrán dificultades para mantener actitudes positivas. Si sus empleados son reacios a tomar su PTO o cerrar la sesión al final del día, es hora de hacer un cambio. Eche un vistazo a la cultura y reconsidere la forma en que se comunica con su equipo.

Cuando su equipo puede descansar y rejuvenecerse, puede enfrentar los desafíos del trabajo. Los líderes pueden cultivar una organización más resistente y ágil fomentando el equilibrio entre el trabajo y la vida. Insista en que los empleados tomen sus vacaciones y salgan del trabajo fuera del horario de oficina.

Por supuesto, los líderes también deben tomarse días libres y establecer límites. Es menos probable que sus empleados mantengan sus límites entre el trabajo y la vida cuando vean al jefe enviando correos electrónicos a altas horas de la noche.

Contrata a las personas adecuadas

Como líder, sus prácticas de contratación dan forma a la cultura de la empresa. Un nuevo empleado debe ser más que una persona talentosa. También deben ser un ajuste cultural positivo. Cuando te enfrentas a una persona agradable y positiva, animará al resto del equipo. Un novato pesimista, por otro lado, llevará consigo la energía del negocio.

Los líderes pueden contratar mejores perfiles culturales evaluando personalidades y comportamientos durante el proceso de contratación. Incluir empleados en estas entrevistas también puede ayudar a determinar quién sería una adición positiva al equipo. Observe cómo los posibles reclutas interactúan con el personal existente y escuche su intuición. Sabrá con quién quiere trabajar todos los días.

Fomentar conversaciones abiertas

La confianza es un factor importante para desarrollar la agilidad emocional. Cuando los empleados no pueden hablar sobre sus luchas, no podrán crecer. Pueden insistir en sus frustraciones de forma aislada y dejar que los pequeños problemas del trabajo se lleven lo mejor de sus pensamientos.

Anime a los líderes de su empresa a tener conversaciones abiertas y sin prejuicios con los miembros de su equipo, preferiblemente uno a uno. Estas grabaciones brindan a los empleados la oportunidad de discutir cualquier problema que puedan estar enfrentando. Los líderes pueden moldear la mentalidad y recompensar la transparencia con estímulo.

Mantente fiel a tus valores

La mayoría de las organizaciones tienen un conjunto de valores que guían sus prácticas diarias. Pero no es suficiente decir simplemente “Trata a los demás con respeto” o “Toma decisiones éticas”. Los líderes deben actuar en consecuencia. Si los empleados ven a los líderes regañando a sus subordinados o aprobando iniciativas de la empresa que dañan a la comunidad, sabrán que los valores de su empresa son solo el frente.

En su lugar, esfuércese por estar a la altura de los valores que defiende su empresa. Valores como la confianza, el aprendizaje y la positividad promueven la agilidad emocional. Actuar de acuerdo con estos principios creará un entorno más propicio para sus empleados.

Brindar oportunidades de aprendizaje

No quieres que los equipos se estanquen. Cultivar la agilidad emocional implica replantear los errores y proporcionar comentarios positivos. Las oportunidades de aprendizaje continuo pueden convertir estas prácticas en habilidades para toda la vida, desarrollando así futuros líderes.

Estas oportunidades de aprendizaje pueden incluir entrenamiento en agilidad emocional, en particular. Sin embargo, las clases sobre cómo dar y recibir críticas constructivas, lidiar con el estrés y cultivar la positividad también pueden estar relacionadas. La clave es capacitar a sus líderes y empleados para que se presenten a sí mismos y a sus colegas. Esto creará una organización más unida.

En el mundo laboral actual, la mentalidad es tan importante como las habilidades técnicas. Cuando su equipo pueda recuperarse de sus errores y mantenerse positivo, toda su empresa se beneficiará. Como líder, es su trabajo demostrar y fomentar la agilidad emocional. Esta es la clave para una fuerza laboral feliz y exitosa.

LEER  Un caso de estudio con Ralph DiBugnara