Existe una sorprendente cantidad de paralelismos entre la academia y el espíritu empresarial. Ambos, por supuesto, requieren creatividad e innovación, pero hay más. Ambos dependen de la construcción de relaciones, un liderazgo sólido y la confianza entre las partes interesadas del proyecto, o entre el educador y el estudiante, según sea el caso. La búsqueda del conocimiento puede significar cambiar un campo con nuevas ideas e invenciones o crear un campo completamente nuevo. Lo mismo ocurre con el espíritu empresarial, es más que un simple negocio: los empresarios cambian el mundo con sus ideas.

Ambas áreas están enfocadas a la modernidad. ¿Cómo tomamos lo que tenemos actualmente o lo que sabemos actualmente, y lo reconsideramos, lo reconfiguramos y lo recreamos de una manera que haga las cosas? ¿Cómo podemos tomar un problema existente y resolverlo para las generaciones actuales y futuras? La innovación está en el corazón de la academia y el espíritu empresarial, y estas tres estrategias extraídas de la academia pueden beneficiar a los emprendedores.

Impulsa un objetivo común

El líder educativo Robert Bishop fundó el Instituto de Ingeniería Aplicada en la Universidad del Sur de Florida (USF) después de años de trabajar en varios departamentos de educación. Bishop, quien también es decano de la Facultad de Ingeniería de la USF, dijo que la inspiración compartida es fundamental para el éxito del programa. Rediseñó el plan de estudios de ingeniería para brindar a los estudiantes oportunidades de aprendizaje prácticas e impactantes. Dentro del programa, los estudiantes trabajan en proyectos que impactan al Departamento de Defensa y tienen la capacidad de aprender mientras diseñan elementos esenciales que utiliza el Departamento. De esta manera, el programa tiene éxito porque tiene un propósito más importante que la búsqueda de la educación: la educación en sí tiene un impacto en una gama más amplia de personas.

Cuando forme un equipo como emprendedor, dé a sus empleados una misión más grande que solo ganar dinero para el negocio. Ayude a los empleados a comprender dónde su trabajo impacta el objetivo más amplio y cómo desempeñan un papel único en el proceso. Esto mantiene a los equipos motivados y unidos mientras trabajan para innovar en la industria en la que opera su empresa.

No microgestiones a tus empleados

Es importante delegar y empoderar a los miembros de su equipo. Bishop dice que prepara a sus estudiantes para el éxito al crear pautas y expectativas, y luego dejar que los estudiantes exploren, aprendan y construyan sus proyectos por su cuenta, mientras observan desde lejos. Dar un paso atrás les da a los estudiantes un sentido saludable de autonomía, lo que aumenta su confianza y permite que florezca la creatividad.

A menudo, el perfeccionismo o la fijación de un emprendedor con su negocio le impide ceder incluso una pequeña parte de la función empresarial a otra persona. Esto es un gran freno al crecimiento y cansará tanto a los empleados que se sienten abandonados como al emprendedor que se hace cargo de todo innecesariamente.

Es importante que los emprendedores se aseguren de no microgestionar sus equipos. Para que las empresas y las instituciones educativas sean exitosas e innovadoras, necesitan una amplia gama de contribuciones, conocimientos y perspectivas para crear nuevas ideas. Bishop dice que al darles a sus estudiantes la libertad de desafiarlo o estar en desacuerdo con él sobre temas, cultiva discusiones, debates y argumentos abiertos que conducirán a las mejores y más creativas soluciones.

Permitir que sus empleados operen con más libertad, e incluso con más responsabilidad, los alentará a pensar en nuevas soluciones, generar ideas para ellos mismos y alcanzar el nivel de expectativas que usted tiene de ellos.

Genere confianza a lo largo del tiempo

Los empleados no pueden compartir con éxito sus objetivos o funcionar de forma independiente a menos que tengan una relación de confianza con la gerencia y los líderes. Lo contrario también es cierto, la dirección y los líderes no pueden tener éxito en estas mismas misiones sin confiar en sus colaboradores. Lleva tiempo, pero cultivar la confianza es la parte más esencial para formar un equipo.

Bishop dice que tomó mucho tiempo cultivar la confianza en su institución educativa debido a las percepciones pasadas del grupo. Concentró sus esfuerzos en fomentar las relaciones con las partes interesadas, y lo hizo facilitando debates abiertos. La comunicación cara a cara honesta y directa puede hacer maravillas por la confianza. Esta estrategia se aplica interna y externamente; puede cultivar la confianza con los empleados de la misma manera que cultiva la confianza con los clientes: la comunicación es clave.

Tanto la academia como el espíritu empresarial se preocupan por la innovación, pero necesitan equipos dedicados y estructurados para apoyar esta misión global. Es importante que las empresas y las instituciones educativas cultiven la confianza, la autonomía y un conjunto de valores compartidos para que sus empleados y participantes tengan éxito.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: Promedio: )
LEER  El fotógrafo de celebridades Raven B. Varona comparte lo que se necesita para prosperar como un emprendedor creativo