Después de retroceder a mínimos cercanos a la pandemia, los economistas de Capital Economics no creen que continúe la caída del dólar estadounidense. En su lugar, explican por qué es probable que el dólar se fortalezca frente a la mayoría de las monedas durante los próximos 12 a 18 meses.

Los rendimientos de los bonos del gobierno de EE. UU. Generalmente aumentarán más rápido que los de otros países

“Seguimos creyendo que los rendimientos de los bonos del gobierno subirán más en Estados Unidos que en cualquier otro lugar durante los próximos trimestres y que esto hará que el dólar suba frente a la mayoría de las monedas”.

“Esperamos una recuperación económica global relativamente desigual en la que la economía estadounidense superará gracias a su política de estímulo significativamente más fuerte. Esto contrasta con las dos principales recesiones económicas, cuando la economía estadounidense se estaba quedando atrás de sus pares en Europa y Asia. “

“Esperamos que la actividad en China se desacelere debido a la retirada de las medidas de estímulo y al debilitamiento del crecimiento de las exportaciones, lo que reducirá el renminbi frente al dólar. Por otra parte, creemos que la mayoría de las monedas de los mercados emergentes caerán frente al dólar debido a un contexto de mayores rendimientos de los bonos del Tesoro de EE. UU. Y la política de la mayoría de los bancos centrales de los mercados emergentes de ajustar más gradualmente que el dólar estadounidense. Los inversores no están planeando esto actualmente. “

LEER  El índice S&P 500 consolida las ganancias de la semana pasada, por encima de 4.220

“En cuanto a las perspectivas más allá de 2022, creemos que el dólar eventualmente recuperará sus ganancias frente a la mayoría de las monedas por dos razones. Primero, esperamos que los diferenciales de rendimiento se muevan a favor del dólar. El resto del mundo a medida que la recuperación económica global se estabilice y otras las principales economías comienzan a ponerse al día con Estados Unidos. En segundo lugar, creemos que el dólar está moderadamente sobrevaluado, lo que justifica una caída gradual en el mediano plazo “.