De la noche a la mañana, la pandemia mundial destruyó los modelos tradicionales de educación y los tiró a la basura. Las escuelas de todo el mundo se han visto obligadas a reinventar su infraestructura en tiempo real y perseverar en uno de los puntos cruciales más urgentes, drásticos e importantes de cualquier industria.

Con aproximadamente 1.400 millones de niños en 186 países que enfrentan cierres de escuelas vinculados a una pandemia, no había precedentes de una interrupción de esta magnitud, y no había un Plan B fácilmente disponible.

Las escuelas obtienen por primera vez una A por su esfuerzo por involucrar a los estudiantes en entornos de aprendizaje virtuales e híbridos. Pero su transición a entornos de enseñanza y aprendizaje impulsados ​​por la tecnología ha revelado muchas grietas en estos sistemas ensamblados apresuradamente. Algunos fueron corregidos de inmediato; otros se quedaron atrás más tarde. Uno de ellos es la vulnerabilidad de las identidades digitales de los estudiantes al fraude. Según Microsoft Security Intelligence, la educación se ve más afectada por los encuentros de malware corporativo que cualquier otra industria, lo que representa el 62,2% de los incidentes reportados.

LEER  Anuncio del programa de premios 2021 Learning Technologies Awards

Si bien hay motivos de preocupación, también hay motivos de optimismo. La pandemia ha ofrecido a educadores, tecnólogos e instituciones la oportunidad de implementar mejoras integrales del sistema que aprovechan la verificación y autenticación de identidad automatizadas.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: Promedio: )